Nuestra Historia - CARRERA DE HISTORIA

Presentación institucional

Desde su fundación el 24 de enero de 1966, la Carrera de Historia de la UMSA, como pionera en Bolivia, se ha proyectado como una unidad académica de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación aportando a la formación de varias generaciones de historiadores al servicio del país. En ese camino ha fortalecido su capacidad institucional y humana, contando con un plantel de profesionales historiadores y de otras disciplinas que contribuyen con su labor cotidiana a la formación de los estudiantes.

Para su desarrollo, la Carrera de Historia cuenta con dos dependencias académicas dinámicas, de servicio y de investigación que son el Archivo de La Paz (1971) y el Instituto de Investigaciones Históricas (1XXX), que coadyuvan a la formación de los estudiantes en la salvaguarda de patrimonio documental histórico y en la investigación.

La Carrera de Historia se rige por los principios fundamentales de la Universidad Pública boliviana que son la autonomía universitaria y el co- gobierno paritario docente-estudiantil.

Ponemos a disposición de la comunidad académica el nuevo portal de la Carrera de Historia como una herramienta más de modernización y acercamiento a la sociedad.

 

Dra. Esther Aillón Soria

Directora

Antecedentes - historia

El origen de la Carrera de Historia se halla en la Facultad de Filosofía y Letras, creada en el año 1964 a partir de la Escuela de Filosofía y Letras. Esta Facultad contemplaba una formación ligada a la, Literatura, Historia y Pedagogía. A inicios de 1964, la Universidad Mayor de San Andrés dio autorización para la trifurcación de la Carrera de Filosofía y Letras dando inicio a la Carrera de Historia. La iniciativa fue plasmada a inicios de 1966, tomando en cuenta las gestiones previas y con el principal argumento de elevar la "formación" en disciplinas que innegablemente tienen afinidad, pero cuyas especificidades empezaron a ser enfatizadas y recibir atención debida.

La Resolución de Consejo Universitario mediante la cual se creó la Licenciatura en Historia es de 24 de enero de 1966. En el documento resolutivo indicado, que lleva número 28/646/24126, resaltan, aparte de los estudios especializados, los requisitos de "clases prácticas" como preparación con miras a docencia y la "tesis de investigación", que marcan hasta hoy la identidad y líneas particularmente seguidas por la Carrera.

Los primeros docentes, entre los que se hallaban Valentín Abecia Baldivieso, Teresa Gisbert, María Eugenia de Siles, Teodosio Imaña, José Luis Roca, María Sánz, Zacarías. Monje, Jorge Muñoz Reyes, Jimmy Vergara, Eduardo Arze Quiroga, Estanislao Just Leo, Jorge Siles Salinas, Alberto Crespo Rodas, Guillermo Ovando Sánz y Ramiro Condarco Morales formaron a las primeras generaciones, entre las que se hallaban Florencia Ballivián de Romero, Blanca Gómez, Fernando Cajías, Rene Arze, Max Portugal, Roberto Choque Canqui, Martha Urioste de Aguirre, Mary Money, Gladys Guzmán, Valentín Vega, Clara López Beltrán y Laura Escobari.

De la mano del Licenciado Alberto Crespo, y con el trabajo de varios estudiantes de la carrera, en 1971 se funda el Archivo Histórico de La Paz con documentación rescatada de la Corte Superior de Distrito y otras transferencias posteriores (Ver Carpeta N° 1). A lo largo de todos estos años, el Archivo de La Paz se ha establecido como el laboratorio de trabajo e investigación de docentes y estudiantes de la Carrera de Historia; además de constituirse en el segundo repositorio documental más importante del país que sirve a la sociedad y a los investigadores nacionales y extranjeros.

A partir de aquella época inicial, la Carrera de Historia ‒inmersa en los problemas y paradojas bolivianas‒ ha brindado servicios a la sociedad. Siguiendo las pautas facultativas de la década de 1940, ha incidido en procesos políticos y sociales. Docentes y profesionales formados en ella, de diferentes maneras, han mostrado compromiso sobre todo con la recuperación y fortalecimiento de la democracia y la búsqueda de justicia y pluralismo.

El Plan de Estudios ha sufrido varias modificaciones a lo largo de estos años, desde 1966. El primero fue modificado en 1972, luego del trabajo realizado por el Consejo Nacional de Educación Superior (CNES), en un contexto de dictadura. El Plan contemplaba la organización por departamentos y la implantación de créditos. Este Plan se confirmó en 1974. En 1979, dentro de un contexto general de retorno a la democracia hubo una nueva reforma curricular como parte del proceso de recuperación de la Autonomía Universitaria. La implantación de este Plan se vio truncado debido al golpe de Estado del general Luis García Mesa, que volvió a intervenir la universidad obligando a la formulación de nuevos planes de estudio que se relacionaran con sus objetivos políticos. En 1982, se retomó el Plan de Estudios de 1979. Finalmente, luego de Jornadas Académicas y de la participación masiva de docentes y estudiantes, se aprobó el Plan de Estudios en 1993.

A partir de 2008, se convocaron a Jornadas Académicas (2010, 2011, 2015) con el objetivo de analizar de manera crítica el plan curricular vigente y plantear la propuesta de una nueva reforma curricular y de Plan de Estudios, teniendo en cuenta los cambios suscitados en el nuevo contexto político e ideológico del mundo, de Latinoamérica y de Bolivia, los cambios epistemológicos de la misma disciplina histórica y de las ciencias sociales, así como los nuevos espacios laborales que se podrían abrir para los historiadores.

A pesar de la participación activa de docentes y estudiantes, los intentos por llegar a consensos se vieron imposibilitados debido a diferentes visiones y posiciones. Es por ello que recién en 2013, luego de varios intentos, se logró llegar a consensos básicos que permitieron proseguir con la elaboración de un nuevo Plan de Estudios, esta vez con Grado Terminal de Maestría.

El Nuevo Plan de Estudios con Grado Terminal de Maestría ha sido aprobado por el Honorable Consejo Universitario mediante Resolución Nº. 121/2016 de fecha 4 de mayo de 2016. El mismo se está implementando a partir de la gestión 2017, habiéndose establecido un año de transición de un plan al otro. En este punto es importante indicar que la Maestría Terminal de la Carrera de Historia, de carácter gratuito, está implementando la primera versión con Mención en Historia de Bolivia y Latinoamérica (2017-2018) 2017.

Si bien los Planes de Estudio han ido variando a lo largo de más de cincuenta años de vida de la Carrera de Historia, los principios básicos de la formación se mantienen como parte de líneas maestras de la formación del historiador. Estas dos líneas que nos han guiado todos estos años son las siguientes:

1. La importancia fundamental que se da a la investigación desde los primeros años de estudio, lo que ha dado como resultado aportes grupales e individuales referidos a la historia social, política, económica y cultural prehispánica, colonial, republicana y plurinacional. De esta manera, la presentación de tesis y los trabajos de investigación docente-estudiantil han sido publicados, otros han recibido premios de investigación (1 premio OEA; 3 premios Eduardo Abaroa, 1 premio Centro de Investigación Social).

2. La responsabilidad frente a los archivos históricos y el trabajo en fuentes primarias. A través del Archivo de La Paz, que forma parte indisoluble de la Carrera de Historia, los estudiantes se han formado como especialistas en el trabajo en archivos históricos. Así, se ha recuperado, organizado y catalogado fuentes primarias. En este punto es importante señalar que la Carrera de Historia es la única en Bolivia que cuenta con una dependencia como el Archivo de La Paz que presta servicio a los estudiantes y docentes de la Carrera, a los investigadores nacionales y extranjeros, así como a las comunidades y a la sociedad.

Organigrama

Carrera de Historia

El historiador es un profeta que mira para atrás. (Heinrich Heine)
Volver a Historia